Muñecas de ojos grandes

Sí, lo admito, me apasionan las muñecas que en cierta forma son algo desproporcionadas.

Y, cómo no, me encanta abrirlas, verlas por dentro, intentar cambiar los rasgos y el cabello… pero, como siempre, me falta tiempo, así que algunas andan por casa desmontadas en bolsas y cajas, esperando. Es algo que necesita de práctica, ensayo y error, y a mí me faltan horas al día ya tan sólo para lo básico!!!

Os presento algunas de las kekas de mi casa:

image

Chloe (Blythe Raspberry Sorbet)

image

Morrigan (fake Blythe with Pure Neemo body)

image

Megan (Dal Tezca)

image

Lala (Pullip Kiyomi)

image

Luna (Hujoo Yomi)

image

Lilith (Tangkou - parts from different dolls)

Anuncios

Un poquito más cerca

Hola. Me llamo Margarita y soy celíaca. Bueno, eso creo.

Pues eso, tengo 34 años y, al fin, una médico digestivo se ha molestado en hacer las pruebas pertinentes para averiguarlo. Véase, prueba de intolerancia a la lactosa, analítica, gastroscopia y colonoscopia con biopsias.

Ya no recuerdo la primera vez que fui a un digestivo con problemas estomacales: gases, malas digestiones, dolor de tripa, cólicos de vez en cuando… la conclusión era siempre la misma: colon irritable (SII, síndrome de intestino irritable). Vamos, que era cosa de nervios, que se me agarraban al estómago y lo único que podía hacer era tomar buscapina para aliviar algo el dolor. Otras veces me mandaban unas pastillas que debía tomar antes de cada comida, cada vez unas diferentes. La última vez me dijeron que qué le íbamos a hacer, que no proceso bien los azúcares, que mi metabolismo es lento, que blablabla…

Como todos mis problemas han sido progresivos, y muy poco a poco, nadie sumó 2 + 2. La inmensa mayoría de los síntomas yo los achacaba al hipotiroidismo: el pelo quemado y las uñas débiles, el eterno cansancio y la apatía, la tensión bajísima… El resto de síntomas, los del estómago, al SII.

Así, han pasado los años sin darme cuenta de que lentamente cada vez iba a peor.

Hasta que, de nuevo, empecé una dieta hiperprotéica. Y, después de tan sólo 2 semanas, me encontraba muchísimo mejor. Físicamente,  anímicamente, todo. El pelo y la piel estaban más sanos que en siglos. Las uñas empezaron a crecer otra vez. El cansancio había desaparecido y estaba llena de energía, activa y de buen humor. El malestar después de cada comida olvidado, la temperatura interna normal, sin bajadas ni subidas exageradas.

Y recordé que en algún momento de los últimos años había pasado por mi cabeza la posibilidad de ser celíaca. Se me ocurrió mirar en Internet y vi que a lo largo de mi vida, desde que era una niña, he recorrido gran parte del cuadro celíaco, desde las hemorragias nasales (viajes a urgencias y metros de gasa empapados en agua oxigenada….) hasta la propensión a los hematomas (para lo que recuerdo que me hacían tomar unas pastillas efervescentes de calcio, no sé por qué), pasando por la ansiedad (crisis desde los 11 años!).

Puesto que aquí ni caso, pedimos cita en Madrid, en la MD Anderson. Con sólo unos pocos de los síntomas y con ver qué zonas me dolían, confirmó que era bastante probable y, sin dudarlo un instante, me explicó qué pruebas tendrían que realizar. La verdad, salí de allí súper contenta. Ya me sentía cómo si yo fuera una loca obsesionada con que me encontraran alguna enfermedad…

Lo único malo fue tener que reincorporar a mi alimentación todo tipo de comidas para así no enmascarar los resultados. Han sido 3 semanas de vuelta al infierno, aún sigo hecha polvo, pero era imprescindible.

Sé que ser celíaca no es sencillo, sé que hay que hacer muchos sacrificios y pasar más de una envidia (además de resistir a ciertas tentaciones). Sé también que me tocará leer y preguntar mucho hasta entenderlo realmente. Sí, no es fácil. Pero si me paro a pensar en la más que posible mejoría de mi calidad de vida… bueno, no puedo evitar dar casi saltos de alegría!!!

En algo más de 2 semanas vuelvo a Madrid, a por el diagnóstico definitivo según los resultados de las biopsias. Pero por lo que leí en el informe de la gastroscopia estoy casi segura de que soy celíaca. De momento, iré evitando el gluten en la medida posible y me informaré todo lo que pueda sobre la combinación celiaquía-hipotiroidismo, que por lo que voy leyendo están bastante relacionados. Imagino que tendré que comenzar la búsqueda de un buen endocrino que sepa hacerme el seguimiento oportuno.

Me siento como una niña pequeña, que tiene que aprender todo desde cero, pero lo hago con optimismo, al menos por ahora. Así pues, que no se diga… ánimo y al toro!!!

Lista para el invierno

Bueno, como me ha dado por el ganchillo de un modo un tanto obsesivo, entre encargos o cuando tengo algún que otro hueco,no paro de hacerme gorros, bufandas o lo que se me ocurra.

Así que además de cosas al azar al final me he hecho un set completo: gorro, cuello y guantes sin dedos. ¡Estoy deseando que llegue el frío! Y sí, me ha dado por los rojos ;)

image

Para las pequeñas bailarinas

Mi sobri ha empezado este curso con el ballet. Es la más pequeña de la clase pero me temo que también la más presumida!!! Así que, por supuesto, me he puesto a hacer cubre moños para que vaya guapísima.

Aquí os dejo 3 de ellos, sigo haciendo modelos, y me queda pendiente averiguar cómo funciona el tema de las tallas. Si alguien tiene idea que me lo explique, por favor!

image

Cubre moños para ballet

Halloween ya se va acercando

Y, cómo no, si el año pasado hice los mini gorros de bruja con fieltro, este año toca a ganchillo.

Éste es el primer intento. No me disgusta pero tampoco acaba de convencerme… cuando tenga otro hueco lo intento de nuevo.

image

Mini sombrero de bruja a ganchillo

En busca de la celiaquía perdida

Bueno, estupenda digestivo la que me vio en Madrid. Según ella tengo alta probabilidad de ser celíaca, y sin necesidad de andar rogándole en breves empezamos con las pruebas correspondientes.

Intolerancia a la lactosa, analítica, gastroscopia y colonoscopia… Ahora ando un poco baja de ánimo de darle vueltas de más a todo y porque desde que he empezado a comer de todo me encuentro fatal. Pero por otro lado muy contenta de que después de años pasándolo mal alguien se haya decidido a hacerme pruebas y buscar soluciones.

Por todo lo que voy leyendo en internet, páginas y foros, parece que la EC sigue siendo una gran desconocida y asignatura pendiente para la mayoría de los médicos, y me parece que dado lo dañina que puede ser deberían empezar a ponerse al día y ayudar a todos los que la padecen a averiguarlo y evitar así secuelas desastrosas y la poca calidad de vida que tienen antes de ser diagnosticados…

Bueno, a mí aún me quedan unas semanas para tener alguna respuesta, pero ya ha empezado el proceso. Así que todos los que estéis en situación similar insistid, insistid y seguid insistiendo, que más vale tarde que nunca…